Cuando los 34 de los niños que están más en riesgo en la Ciudad de Guatemala caminaron por el corredor para recibir sus certificados de la Escuelita, la semana pasada, fue diferente de cuando celebramos este éxito académico en los años anteriores.  Este año, estas 34 caras sonrientes no tendrán que hacer largas caminatas hacia más de 30 escuelas públicas, ni tendrán en sus espaldas montañas de tareas repetitivas y rutinarias, que nosotros les ayudábamos a terminar.  In el 2013 estos brillantes jóvenes que se han enfrentado a todas las desventajas que uno se pueda imaginar, serán la primera clase de primer año, de la Escuela Primaria de Camino Seguro.

Usted se preguntará ¿Qué?  Pues bien, en el pasado teníamos que enviar a todos los graduados de nuestro programa de Educación para Primera Infancia a las escuelas públicas, que enfrentan graves problemas como infiltración de pandillas, falta de suministros, maestros no capacitados, bullying y más.  Al registrar nuestro primer grado como una escuela oficial en Guatemala, podemos cumplir, de una mejor manera, nuestra misión de educación como fue creada por Hanley Denning para estos niños, otorgándoles educación de alta calidad, no solamente durante medio día como refuerzo educativo, sino ¡enseñándoles en Camino Seguro durante todo el día!  Nosotros sabemos que esto tendrá un impacto positivo en estos niños, quienes en lugar de tener que moverse entre dos metodologías educativas muy diferentes, estarán unidos por la metodología Plantando Semillas, que se sigue en Camino Seguro y que enfatiza el cuidado y aprendizaje a través del juego y la cooperación.

Este es un gran paso, pero es uno que nuestra Junta Directiva y la Administración han estudiado con mucho cuidade y que sabemos, tanto empíricamente como en nuestros corazones, que al extender la Escuela Oficial de Camino Seguro a primer grado en el 2013, se ayudará a estos 34 niños brillantes a convertirse en líderes exitosos en su comunidad y en Guatemala.  La mejor parte de esto es que certificar el primer grado no necesita nuevas instalaciones ni producirá ningún impacto en nuestro presupuesto, pero sí ayudará a fortalecer nuestro programa y estos jóvenes por medio de reducir la carga sobre nuestros trabajadores sociales que todas las semanas hacen visitas personales a más de 30 escuelas públicas a las que asisten los estudiantes de Camino Seguro.

Las continuas donaciones de nuestros patrocinadores, como usted, han sido el cemento que une los blocks que construyeron este gran paso y no podemos darle suficientes gracias por su continua generosidad hacia Camino Seguro.  Usted hace que oportunidades como esta estén disponibles para los niños y las familias que viven alrededor del basurero de la Ciudad de Guatemala y nosotros le agradecemos su ayuda.

Atentamente, 

Richard Schmaltz

Director Ejecutivo de Camino Seguro